Escudo de La OEA

Escudo de La OEA

Venezuela se convirtió en un verdadero reto para la diplomacia latinoamericana: la mayoría de países reconocen que hay una grave situación, que la crisis política, económica y social es grave, pero nadie se atreve a intervenir. De hecho, el único que ha alzado la voz (en dos oportunidades) ha sido Luis Almagro, secretario general de la OEA.  Aunque en tiempos en que Nicolás Maduro era canciller cosechó una cercana amistad con él, una vez llegó a la organización de Estados Americanos, todo cambió.

El excanciller uruguayo asumió la voz cantante entre los pocos países que critican abiertamente al gobierno de Venezuela. Presentó un informe en junio de 2016  “sobre la grave alteración del orden constitucional y democrático del país” y pidió la aplicación de la Carta Democrática, varios países miembros de la OEA pidieron agotar la diplomacia antes de tomar medidas concretas. Fue así que la Unasur creó una comisión mediadora (integrada por los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero, Leonel Fernández y Martín Torrijos) para lograr llevar al diálogo a chavismo y oposición. No funcionó.

El martes Almagro insistió y reeditó el informe, con nuevos datos, solicitando, de nuevo, suspender al país de la OEA. En una carta al Consejo Permanente del organismo, Almagro pidió aplicar la Carta Democrática Interamericana y suspender a Venezuela como miembro si no realiza elecciones generales a la brevedad, como reclama la oposición.

El secretario general sostiene que el gobierno de Maduro viola con “impunidad” los derechos de los venezolanos, bloquea elecciones y mantiene más de un centenar de “presos políticos”. La popularidad del mandatario socialista ha sido golpeada por una crisis económica que se agravó con la caída de los precios del petróleo desde 2014, y que se refleja en escasez de alimentos y medicinas y una inflación que el FMI estima en 1.660% para este año.

Como es usual en el gobierno venezolano, el presidente Maduro respondió con insultos. Calificó de “basura” al secretario general, a quien advirtió que responderá con dureza su intención de suspender a Venezuela. “Frente a la agresión de este traidorcillo, inepto, llamado Luis Almagro, Venezuela no se va a quedar de brazos cruzados ni callada, vamos a roncar duro. Nadie amenaza a Venezuela, menos esta basura de ser humano”, amenazó.

“Responderemos en todos los planos, políticos y diplomáticos, para defender la dignidad de Venezuela, porque nos asiste la razón”, dijo Maduro en transmisión televisiva. El país debía realizar elecciones para gobernaciones en 2016, pero fueron aplazadas para este año sin que aún se haya fijado una fecha. Los comicios presidenciales están planeados para diciembre de 2018.

El mandatario acusó a la OEA -como ya lo hizo la Cancillería venezolana el martes- de promover una intervención en su país.  “¿Cuántas intervenciones y golpes de Estado ha validado la OEA? Todas (…) Ha sido el ministerio de colonia del imperio estadounidense”, señaló durante el relanzamiento de un programa social.

La aplicación de la Carta Democrática faculta a la OEA a intervenir en casos de grave alteración constitucional y, en última instancia, a suspender al país involucrado. Según Almagro, el gobierno venezolano “viola con impunidad los derechos de sus nacionales, mantiene presos políticos sólo por el hecho de disentir, tortura, roba, corrompe, trafica drogas y mantiene a su población sometida a la falta de alimentos, de medicinas y de dinero para subsistir”.

Almagro habla en una conferencia de la OEA

Almagro habla en una conferencia de la OEA

¿Esta vez sí?

Según el periódico Miami Herald, Maduro previendo que esto pasara contactó al mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, para que le ayude a reactivar el diálogo con la oposición. De acuerdo con la canciller de Colombia, María Ángela Holguín, el presidente invitó a José Luis Rodríguez Zapatero para tratar el tema, pero la cita todavía no se ha dado. “Creemos en el diálogo en Venezuela, estamos convencidos de que ellos mismos tienen que encontrar su salida”, afirmó la ministra.

Pero la oposición está cada vez más reacia a volver a la mesa de diálogo. Los continuos fracasos y manipulaciones por parte de Maduro han hecho que la oposición pierda respaldo entre sus seguidores por “seguirle el juego al Gobierno” y dos, ha profundizado las divisiones internas. Un sector de la oposición está radicalizado.

¿Qué puede pasar en la OEA? Al parecer, Almagro no tiene muchas opciones de que los países miembros apoyen su petición. Para que esta sanción, prevista en la Carta Democrática de la OEA, pueda aplicarse se requiere el apoyo de dos tercios de los miembros de la organización. Venezuela, que aún cuenta con muchos apoyos por cuenta de la petrodiplomacia de Hugo Chávez, ha perdido aliados claves como Brasil y Argentina, en donde cambiaron sus gobernantes.

Sin embargo, el jefe de la diplomacia peruana, Ricardo Luna, reveló que este asunto está siendo abordado de forma “constante” por los cancilleres de la Alianza del Pacífico (integrada por México, Colombia, Perú y Chile). “La situación que se ha creado en Venezuela es grave y requiere nuestra atención (…), está en proceso una mediación que no necesariamente está llegando a buen puerto”.  Luna puntualizó que existen alternativas a la suspensión de Venezuela de la OEA, una medida que calificó de “muy grave”.

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, evitó declarar su apoyo a una “acción específica” en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre Venezuela, bajo el espectro de una suspensión del organismo.  Solís encomendó la labor del diplomático uruguayo pero evitó compartir sus propuestas. “No voy a endosar ninguna acción específica”, dijo a periodistas, luego de dar una conferencia en el Diálogo Interamericano, un centro de análisis en Washington.

Para el mandatario costarricense, la OEA debe continuar un debate interno sobre la crisis política y económica venezolana, pero no fue claro sobre qué decisiones debe tomar el órgano que aglutina a todos los países de la región, menos Cuba.

“Lo fundamental aquí es mirar (…) que las decisiones que se tomen sean decisiones mesuradas y oportunas y creo que el proceso todavía no se está cerrando”, afirmó.

La Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal) afirmó hoy que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, se ha empeñado en mostrar su “abierta militancia” contra el diálogo en Venezuela en un supuesto afán por restar legitimidad a su Gobierno.

Mientras tanto, la popularidad del mandatario sigue cayendo por cuenta de la crisis social, apenas tiene un 12% de respaldo, según los últimos sondeos. Los venezolanos sigue emigrando hacia Brasil, Colombia y Argentina, principalmente. Maduro insiste en culpar a actores externos de la situación pero su gobierno no termina de tomar medidas para mejorar la situación. Muchos analistas consideran que el Presidente sigue perdiendo apoyos en la región y que cada vez estarán más aislados. ¿Y las soluciones? El país vive en la incertidumbre.

Please like & share:
http://tudolarlibre.com/wp-content/uploads/2017/03/oea_tudolarlibre.jpghttp://tudolarlibre.com/wp-content/uploads/2017/03/oea_tudolarlibre-300x300.jpgAdminNoticiasAlmagro,América Latina,Maduro,OEA,Organización de Estados Americanos,venezuela
Venezuela se convirtió en un verdadero reto para la diplomacia latinoamericana: la mayoría de países reconocen que hay una grave situación, que la crisis política, económica y social es grave, pero nadie se atreve a intervenir. De hecho, el único que ha alzado la voz (en dos oportunidades) ha...